En este post vamos a hablar de la parálisis facial, sus causas, complicaciones, síntomas y recuperación.

Quizás te interese:

Causas de la parálisis facial

¿Qué sucede cuando una persona no puede mover algunos o ninguno de los músculos faciales de su cara? Estamos hablando de parálisis facial. Las causas por las que se ocasiona son variadas y a continuación, procedemos a explicarlas en el siguiente artículo del blog corporativo de la Clínica del Doctor Gómez Bravo.

En primer lugar, cuando hay complicaciones en los nervios faciales que se tienden a hinchar. Recordemos que la función de los nervios faciales es transportar las diferentes señales desde el cerebro hacia los músculos la cara. Y, en segundo, lugar, cuando la parte del cerebro que manda esas señales no funciona correctamente.

 

¿A quién puede afectar la parálisis facial?

¿Puede ocurrir que la parálisis facial afecte a personas que físicamente estén en buen estado general de salud? La respuesta es sí. Todo es ocasionado por otro tipo de parálisis que conocemos con el nombre de parálisis de Bell. En este caso, la alteración que se produce es debido a los nervios que son los que controlan los diferentes desplazamientos de los músculos de la cara. Cuando estos nervios a los que estamos haciendo referencia están dañados, los músculos ya no pueden ser utilizados. Técnicamente, los nervios faciales se denominan también como séptimo par craneal. La parálisis de Bell está fundamentada sobre la inflamación de los nervios.

Representaciones físicas de la parálisis facial

Otro de los interrogantes que resolvemos en el siguiente artículo del blog corporativo del Doctor Gómez Bravo es en cuanto a las manifestaciones de la parálisis facial. ¿Qué sienten exactamente nuestros pacientes? Es importante mencionar que no aparecen de la noche a la mañana. Es decir, unos dos o tres días después, es cuando hacen acto de presencia. Además, suelen afectar normalmente a una zona determinada de la cara.

Sucede en ocasiones que los pacientes padecen ciertas incomodidades tras los oídos. Mientras que el rostro, adoptará una temperatura más bien templada o también tensa, hacia un lado en concreto.

Síntomas de parálisis facial. Cómo detectar la parálisis facial

Los principales síntomas a los que se enfrentarán nuestros pacientes que sufran una parálisis se Bell están directamente relacionados con el área donde se desarrollan. Es decir, cara, ojos y boca. Problemas para cerrar un ojo, comer y beber alimentos, babeo debido a la ausencia de control de los músculos de la cara o dificultades en las principales expresiones faciales como las muecas. Debido a la parálisis facial, la debilidad de los músculos de la cara se ve afectada en su totalidad, impidiendo ciertos actos de la vida cotidiana que generalmente se hacen de forma automática y sin ningún tipo de problemas añadidos.

Examen físico completo ante la parálisis facial

Todos estos contratiempos hacen que se desarrollen otros indicios tales como: dolores de cabeza, infecciones oculares porque los ojos están resecos. Por si fuera poco, las papilas gustativas dejan de funcionar y se pierde el sentido del gusto, entre otros síntomas.

Pese a estas complicaciones desde la Clínica Gómez Bravo queremos tranquilizar a nuestros pacientes. La localización de la parálisis de Bell se hace mediante un método bien sencillo como es un examen físico íntegro. Todo ello, teniendo bien cerca el historial clínico del paciente.

 

Recuperación de la parálisis facial

En la Clínica Gómez Bravo queremos hacer hincapié en la recuperación tras sufrir una parálisis facial de Bell. Al igual que en otros aspectos médicos, todo dependerá de cada paciente. Sin embargo y por norma general, en aproximadamente seis meses puede producirse. Pero, las secuelas suelen arrastrarse hasta los nueve meses o más. Otro de los factores importantes en la recuperación es la edad de los pacientes. Cuanto más joven es más rápido recupera. Por rango de edad y complicaciones a partir de los sesenta años es cuando debemos empezar a preocuparnos.

Parálisis facial: Causas, síntomas, tratamiento y recuperación
5 (100%) 9 votes